Brote de gripe aviar H5N1 mata a más de 5000 grullas en Israel
Comparte en tus redes sociales

Portada » Brote de gripe aviar H5N1 mata a más de 5000 grullas en Israel

Brote de gripe aviar H5N1 mata a más de 5000 grullas en Israel

Las grullas durante su época de cría migran con destino hacia el sur en busca de climas más templados donde pasar el invierno.

Uno de los principales destinos de las aves provenientes de Rusia y Escandinavia es la Reserva Natural de Hula, al norte de Israel.

La última migración de grullas muestran los restos sin vida de cientos de individuos en lagos y estanques a causa de un brote de gripe aviar H5N1.

Las autoridades alertaron de la situación, cuando Tamar Zandberg, Ministra de Medio Ambiente israelí. Y dio a conocer la noticia como el “peor golpe para la vida silvestre” en la historia del país en su cuenta de Twitter. La reserva, visitada por miles de turistas durante esta época para el avistamiento de aves, fue cerrada temporalmente hasta nuevo aviso.

Como todos los virus de la familia, las aves son el reservorio natural de la gripe aviar AH5N1. Se trata de una enfermedad zoonótica altamente patógena, de la cual se tiene constancia de más de 600 casos desde 1997.

H5N1

La influenza H5N1 puede transmitirse de animales a humanos a través del contacto directo con fluidos y heces fecales de aves acuáticas infectadas. De modo que el monitoreo de los brotes es de especial interés para la salud pública mundial. Hasta el momento, las autoridades de salud en Israel han descartado algún caso en humanos derivado del brote actual.

Interesante para usted

Junto con el cierre de la Reserva Natural de Hula, el gobierno israelí decidió sacrificar a más de 600,000 gallinas de granjas vecinas, mientras personal especializado comenzó la remoción de cadáveres de grullas de los cuerpos de agua, con la intención de evitar más contagios y disminuir las posibilidades de su transmisión a otras especies de aves.

Aunque hace falta una mayor investigación para entender cómo llegó el virus H5N1 a Hula, la principal hipótesis de grupos ecologistas sugiere que la excesiva alimentación humana que ocurre durante las visitas turísticas a la Reserva pudo haber propagado la enfermedad entre las grullas migratorias.

Fuente NatGeo

Si te ha gustado la publicación, ¡compártela con tus amigos!


Comparte en tus redes sociales

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *