La inmensidad del océano aún está por descubrir. Solo sabemos que encierra las criaturas y objetos más insospechados. ¿Qué pasa cuando del mar se escapan algunos de sus misterios? ¿Cómo reaccionarías si te vieras frente a uno de ellos?



La inmensidad del océano aún está por descubrir. Solo sabemos que encierra las criaturas y objetos más insospechados. ¿Qué pasa cuando del mar se escapan algunos de sus misterios? ¿Cómo reaccionarías si te vieras frente a uno de ellos?


Raras no, rarísimas… y salieron del océano


Criatura que apareció muerta en agosto de 2020 en una playa de Inglaterra

Las tres primeras cosas más extrañas que ha expulsado el océano en esta lista te dejarán boquiabierto. Es que parecen historias de películas, pero ocurrieron en realidad.


¿Creerías a alguien que te dijera en pleno siglo XXI que ha visto a un monstruo marino? Alrededor de 4,5 metros de largo, muchos huesos como si fueran patas y además, peluda. Así describieron a la criatura que apareció muerta en agosto de 2020 en una playa de Inglaterra. También aseguran que poseía una extraña capa adherida a ella. Como es de esperar, la noticia circuló por internet y con ella rodaron varias teorías. A la foto la acompañaron descripciones que iban desde una hembra que estaba dando a luz hasta un extraterrestre.


La ciencia dio una explicación no menos sorprendente. Según los expertos, se trataba de un pez luna, también conocido como “mola mola”. Este espécimen puede llegar a medir 3 metros y pesar 1000 Kg. Aunque si en realidad era ese, el pobre animal se hallaba muy maltrecho. Es difícil relacionarlos, al menos a simple vista.


Inglaterra se lleva también el segundo lugar de este top de 10 cosas más extrañas que ha expulsado el océano. En la playa de Morecambe, Ken Wilman, un paseador de perros prestó atención a una de sus canes. Estaba oliendo algo realmente apestoso, pero no se alejaba de eso. Al acercarse, Wilman pudo observar un extraño trozo de ámbar gris. Buscó en internet y descubrió que era nada más y nada menos que vómito de ballena.


Esta rara sustancia tiene un valor increíble. Es muy difícil de encontrar y se emplea en la producción de perfumes, medicamentos y especies. ¿Sabes cuánto le pagaron por ella? Pues fueron 50 mil dólares. No sé tú, pero al menos yo, desde ahora no salgo a la playa sin mi perro.


Cosas más extrañas que ha expulsado el océano después de un largo viaje


Desde Japón hasta el continente americano hay más de 8200 Km. Por mucha fuerza que tengan los vientos y las olas, ¿quién pudiera imaginar que algo sin vida recorriera esa distancia? Presta atención a las posiciones 4 y 5 de las cosas más extrañas que ha expulsado el océano..



Una Harley Davidson apareció en Canadá. En un inicio su origen era desconocido, pero la matrícula, que estaba intacta, resolvió el misterio. Su dueño vivía en Japón y había perdido el vehículo en el tsunami de 2011 junto a su casa y parte de su familia. La empresa que la había vendido se comprometió a repararla y devolverla a su propietario. No se sabe si ya tenía otra moto, pero esta será especial. No solo porque es una Harley, sino también por ser una sobreviviente de los embates de la naturaleza.


Las costas de Oregón fueron testigo de otro indescriptible viaje por el océano. Un muelle de hormigón de casi 20 metros atravesó el Océano Pacífico de un lado a otro. ¿Cómo pudo llegar algo de tales dimensiones y peso a un lugar tan lejano? Puede que siga siendo un misterio por mucho tiempo. Más de 20 millones de toneladas fueron arrastradas por el tsunami, pero otras cosas siguen desaparecidas. Incluso otros dos muelles de Japón aún están perdidos en el mar. Este es sin dudas un hecho insólito.


Peces extraños que han llegado a la costa de Estados Unidos


Los lugares del 6 al 8 parecen haberse puesto de acuerdo. Resulta que tres de las cosas más extrañas que ha expulsado el océano fueron en el mismo país. No solo eso, todas aparecieron este mismo año. Las playas de Estados Unidos son el escenario de estos asombrosos sucesos.


Pez de fútbol encontrado

El 8 de mayo se avistó en la orilla de una playa de California un pez de fútbol. Esta rara especie suele vivir a miles de pies bajo el nivel del mar. Quizás sólo la hayas visto en la película de Pixar Buscando a Nemo. Así fue como lo describieron varios usuarios en distintas redes sociales. El siguiente animal marino también apareció en California. Era un pez de 2 metros de largo y su identidad creó un gran revuelo en la comunidad científica.


En un principio creyeron estar en presencia de un pez luna o mola mola. Sin embargo, según científicos australianos es en verdad una mola tecta. Estamos hablando del pez vertebrado más pesado del mundo. Además es el primero de su tipo en ser visto en el hemisferio Norte. Una de sus características más llamativas es su tamaño. Por todas partes que lo midas, es más ancho que largo.


La otra especie marina llegó hasta Texas. Nadie sabe cómo, pues es oriunda de los océanos Atlántico e Índico. Es un rarísimo tipo de pez cuyos ojos sobresalen y, la verdad, resultan algo escalofriantes. El pez globo ocular fue descubierto por Jennifer Baltazar, quien pensó que habían picado a su hijo. Al principio no tenía idea de qué se trataba, pero el Servicio de Parques Nacionales le indicó su nombre.


Pequeño gran tesoro a la orilla del mar


No, no se trata de barcos piratas ni mapas del tesoro. Entre las cosas más extrañas que ha expulsado el océano ocupa el noveno puesto un hallazgo impresionante. Esto nos hace recordar nuestra infancia cuando muchos soñamos con que caerían dulces y chocolates del cielo.


Doritos de tres sabores distintos en la playa

Bueno, en este caso fueron Doritos de tres sabores distintos. Todo un contenedor había caído al mar y fue a parar a una playa de Carolina del Norte. De tan buena suerte estaban los bañistas, que los paquetes eran comestibles. Se hallaban perfectamente sellados, así que ese día hubo Doritos gratis para todos.


Por mucho que se investigue, el océano continúa siendo un gran signo de interrogación para la humanidad. Estos raros regalos que nos ha hecho vienen para demostrarlo. De seguro nos seguirá maravillando.