Jabalíes radioactivos se han estado cruzando con cerdos y juntos podrían crear una nueva especie

 

El sismo de 9 grados que produjo el tsunami en la costa nordeste del país nipón en el dos mil once hizo que la planta nuclear de Fukushima padeciera un accidente el once de marzo. Al día después, más de ciento cuarenta mil personas debieron ser evacuadas debido a los niveles crecientes de radiación en la zona. De esta forma, el amplio campo quedó libre para el asentamiento de otros seres vivos.


 

Desde ese momento, la naturaleza ha vuelto a apoderarse de su territorio, de manera especial los animales, que ahora deambulan de forma libre en grandes extensiones sin control ni riesgo. Tal es el caso del cerdo salvaje en Fukushima, cuya población ha crecido demasiado y representa un inconveniente para el gobierno de la urbe, quien llegó a subvencionar a conjuntos de cazadores para intentar reducir la población de estos animales.

 

Tras la desgracia de Fukushima, ciertos animales de granja escaparon a los bosques. Entre ellos se hallaban los cerdos, que según parece se han estado apareando con los cerdos salvajes radiactivos de la zona. La cruza de estas 2 especies fue confirmada por los científicos, quienes hallaron material genético perteneciente a cerdos comunes en las nuevas camadas de cerdos salvajes.

 

Jabalíes radioactivos se aparean y crean nueva especie

 

Donovan Anderson, estudioso de la Universidad de Fukushima, comprobó la presencia de nuevos cerdos salvajes híbridos a través del análisis de doscientos cuarenta y tres muestras de ADN perteneciente a cerdos salvajes, cerdos y también híbridos de mataderos. El científico apuntó que el porcentaje de ADN de cerdo es bajo y, por ende, puede que la hibridación no se sostenga en el futuro, puesto que solo un dieciséis por ciento de los cerdos salvajes estudiados son híbridos, esto es, treinta y uno ejemplares. No obstante, la relevancia del estudio se encuentra en que describe las formas de vida que las especies adoptan en un ambiente descuidado como Fukushima.

 

Donovan apunta a la naturaleza más robusta y fuerte del cerdo salvaje como la causa de su dominio y supervivencia. Estos animales relacionados con los porcinos se volvieron los dueños del territorio radiactivo y avanzaron genéticamente, situación que se va a ver, prácticamente seguramente, frenada por el regreso del humano a la zona. Indudablemente se trata de una historia propia de una manga nipona o bien de una película del Studio Ghibli, próxima a La princesa Mononoke.

Publicar un comentario

0 Comentarios