jueves, 6 de mayo de 2021

El mundo, pendiente de dónde y cuándo caerán los restos del cohete chino fuera de control

 

Las principales agencias espaciales internacionales y los organismos de defensa de medio mundo están en alerta debido a la inminente caída de los restos de un enorme cohete chino. Se trata de la primera etapa del Long March 5B, que fue lanzado al espacio la pasada semana con el primero de los módulos que integrarán la nueva estación espacial china. Tras llevar a cabo la tarea de poner en órbita las nuevas instalaciones, parte del cohete, que medía casi 50 metros, volverá a ingresar en la atmósfera. Aunque previsiblemente la mayoría de estos trozos se desintegren antes de llegar al suelo, el problema es que algunos restos sobrevivan. Y se desconoce el lugar y la fecha exactas en las que acabarán cayendo.


 

«El Comando Espacial de EE. UU. está al tanto y rastrea la ubicación del Long March 5B en el espacio, pero su punto de entrada exacto a la atmósfera de la Tierra no se puede identificar hasta unas horas antes de su reentrada, que se espera alrededor del 8 de mayo», ha explicado en un comunicado el portavoz del Departamento de Defensa de EE. UU., Mike Howard. «Hasta entonces, el 18º Escuadrón de Control Espacial ofrecerá actualizaciones diarias de la ubicación del cuerpo del cohete e información adicional a medida que esté disponible».

 

En este momento se sabe que la inclinación orbital de la etapa central Long March 5B es de 41,5 grados, lo que significa que el cuerpo del cohete podría aterrizar a latitudes tan al norte las ciudades de Nueva York, Madrid y Beijing, y tan al sur como el sur de Chile y Wellington, Nueva Zelanda. Pero esto no quiere decir que esas localidades sean los lugares marcados en los que pueden caer los escombros espaciales, sino que delimitan una franja que rodea todo el globo y que es susceptible de recibir los restos (aunque la mayoría de todo ese terreno es agua, por lo que lo más probable es que acaben en el océano). De hecho, los astrónomos han querido tranquilizar a la población afirmando que en la mayoría de casos, este tipo de cuerpos normalmente cae en los océanos (que suponen el 70% de la superficie terrestre).

 

«La probabilidad de que los restos caigan en Madrid es tremendamente pequeña, casi nula. Los restos del cohete pueden precipitarse en cualquier parte del mundo, dentro de una franja que supera los 40 grados a norte y sur del ecuador terrestre. Teniendo en cuenta que aproximadamente el 70% de esa franja de la Tierra está cubierta de agua, el escenario más probable es que la caída tenga lugar en el mar», explica a ABC José María Madiedo, astrofísico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). El astrofísico explica que, además, hay que tener en cuenta que, de caer en tierra firme, «los núcleos habitados son una pequeña porción de ésta, con lo cual la probabilidad de que los fragmentos cayesen en una zona habitada son muy escasas». «Que ese impacto se produzca en Madrid sería menos probable que ganar una primitiva», sentencia.

 

Cuándo ingresará el cohete chino en la atmósfera

 

En cuanto a cuándo se podría producir la reentrada, la Corporación Aeroespacial estima que podría ocurrir el 9 de mayo a las 06:37 hora española, si bien con un margen de error de más o menos 28 horas. La agencia espacial rusa Roscosmos también ha activado sus sistemas de rastreo. Sus cálculos indican que existe una ventana de reentrada entre la noche del 7 y la tarde del 9 de mayo.

 

El cuerpo vacío del cohete se encuentra ahora en una órbita de 162 por 306 kilómetros de altitud, según el seguimiento espacial de EE. UU., por debajo de una órbita inicial de 170 por 372 kilómetros. Sin la capacidad de reiniciar sus motores, la etapa central, de aproximadamente 30 metros de altura y 5 metros de diámetro, será arrastrada hacia la Tierra. Las fluctuaciones atmosféricas y otras variables, además de la alta velocidad a la que viaja el cuerpo, provocan que no se pueda saber aún con precisión cuándo y dónde podrían caer algunos de los restos.

 

Un cohete enorme que volverá al espacio

 

El cohete Long March 5B fue creado expresamente para lanzar al espacio los componentes de su nueva estación espacial. China ha anunciado que planea diez lanzamientos más hasta 2022, por lo que esta situación se repetirá en los próximos meses. En un vuelo de prueba en 2020 también se observó cómo la etapa central alcanzó la velocidad orbital, e informes posteriores indicaron que unas 20 toneladas de escombros sobrevivieron a la reentrada y aterrizaron en el océano Atlántico, a la altura de Costa de Marfil.

 

Holger Krag, jefe de la Oficina del Programa de Seguridad Espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha declarado para SpaceNews que una masa media de unas 100 toneladas vuelve a entrar en la atmósfera de forma incontrolada cada año. «Siempre es difícil evaluar la cantidad de masa superviviente y el número de fragmentos sin conocer el diseño del objeto, pero una 'regla empírica' razonable es que sobrevive alrededor del 20-40% de la masa seca original».

 

Sin embargo, Jonathan McDowell, experto del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, calmaba los ánimos asegurando a la cadena CNN que la situación no es de peligro extremo. «No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero la probabilidad es ínfima. No perdería ni un segundo de sueño por esto como una amenaza personal», afirmó en la cadena.

 

Pero aunque McDowell explicó que es casi imposible en estos momentos predecir dónde y cuándo caerán los restos, el astrofísico se atrevió a apuntar hacia un lugar: «Si quiere apostar por dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico. Porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple».


Información de ABC

No hay comentarios.:

Publicar un comentario